Inicio Columnas LAS 34 PRIMAVERAS

LAS 34 PRIMAVERAS

834
0

Por Francisco Ruiz

No puedo dejar de referirme a la multicitada visita del senador uruguayo José Mujica; los detalles de su paso por Tijuana ya han sido ampliamente documentados por propios y extraños, por lo que me voy a concentrar en una de las mejores frases que el ex presidente sudamericano ha pronunciado:

“Un pueblo educado tiene las mejores opciones en la vida y es muy difícil que los engañen los corruptos y mentirosos…”.

Esta frase viene a colación, no sólo por la cortesía de don José en territorio bajacaliforniano, sino como parteaguas para rememorar el acontecimiento que tuvo lugar el miércoles 20 de octubre de 1982, cuando el entonces Presidente José Guillermo Abel López Portillo y Pacheco (JOLOPO), junto a su esposa Carmen Romano Nolk, declararon oficialmente inauguradas las instalaciones del Centro Cultural Tijuana.

Bajo la administración de la Compañía Operadora del Centro Cultural y Turístico de Tijuana, S. A. de C. V., el CECUT ha evolucionado notablemente durante sus 34 primaveras. La “Bola” ha sido testigo del paso de cuando menos tres distintas generaciones; actualmente, este centro sigue siendo caldo de cultivo para el arte, el turismo, la cultura y, por consecuencia, para la educación.

Indiscutiblemente, lo que en su tiempo fuera conocido como el FONAPAS, sigue siendo un punto de encuentro para personas provenientes de todas partes del mundo, da la bienvenida a los foráneos y despide a quienes seguramente volverán.

La loable labor realizada por quienes nos antecedieron en el tiempo permitió la concepción, nacimiento y desarrollo de un lugar único en su tipo, excepcional por su calidad; por ello mi reconocimiento a la tenaz contribución de comprometidos tijuanenses que han legado este ícono para nuestra sociedad.

La semana pasada, Pepe Mujica describía acertadamente a muchos de los seudo-políticos de nuestra región, quienes se encontraban concentrados precisamente en la sala de espectáculos del CECUT.

A su vez pronunció una frase sencilla pero contundente –como lo es él-: “…el Hombre puede…”; con ello me dejó en claro que lo imposible se vuelve efectivo con la suma de voluntades.

Reunir a más de 20 mil tijuanenses para celebrar al centro cultural más importante del noroeste de México al ritmo de la Internacional Sonora Santanera es todo un reto, pero lograr que casi dos millones almas visiten el CECUT anualmente, es una labor titánica.

Por eso y más, no me resta más que reiterar mis más amplias felicitaciones por estos primeros 34 años de intensa actividad al equipo que dignamente encabeza don Pedro Ochoa Palacio, un bajacaliforniano de pura cepa.

Va mi agradecimiento junto a aquel bello pensamiento que en vida nos heredara Federico García Lorca: «la cultura es nuestra vida y nuestro oxígeno, la única cosa que puede cambiar al mundo».

 

Francisco.RuHe@gmail.com

@FcoRuHe

*El autor es docente universitario y cofundador del Instituto Otero y Mestas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí