Inicio Columnas APRENDER A APRENDER

APRENDER A APRENDER

938
0

APRENDER A APRENDER

Por Francisco Ruiz.

La Constitución Mexicana de 1917 se trató, en su origen, de un instrumento jurídico mundialmente vanguardista; en dicho documento quedaron asentadas las garantías sociales, por vez primera: la educación en el artículo tercero, el derecho agrario en el 27, el derecho laboral en el 123 y el municipio libre en el 115.

Desde entonces, la educación es una de las mayores responsabilidades del Estado Mexicano, quien por ley debe observar que esta se conserve laica, gratuita y obligatoria, procurando que sea de calidad y digna del intelecto de los mexicanos.

En consonancia, Venustiano Carranza Garza, Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, decretó el 15 de Mayo de cada año como “Día del Maestro”, rindiendo homenaje a los responsables de la enseñanza. La festividad fue celebrada por primera ocasión un año después, en 1918. A cien años de distancia, el Día del Maestro se ha convertido en una fecha de asueto oficial, anhelada y disfrutada tanto por estudiantes, docentes y uno que otro padre o madre de familia.

No debe perderse de vista que la educación refiere al desarrollo del pensamiento y moral del educando, a través del conocimiento y el ejercicio experimental; por lo que el reto de la educación en México debe responder a una relación de corresponsabilidad que atañe directamente a alumnos, docentes y tutores.

Sin embargo, el enorme deber de crear las condiciones propicias para que estos actores interactúen en un ambiente decoroso recae sobre las autoridades federal, estatal y, en el caso exclusivo de Tijuana, en la municipal. Motivo por el cual resulta  imprescindible que el Ejecutivo Estatal de Baja California ofrezca una pronta y honorable respuesta al magisterio sin descuidar el compromiso que obliga a los maestros a conducirse con un alto sentido de profesionalismo, capacitación constante e irrestricto respeto a tan noble profesión.

Hace mucho que superamos las dificultades a las que se enfrentaron los primeros maestros en Tijuana, por lo que la evolución del sistema educativo nos exige un comportamiento a la altura de las circunstancias aprendiendo a aprender, motivando el razonamiento y desistiendo de la irreflexiva memorización.

¡Y hablando de maestros! Este miércoles 24 de mayo se presentará el libro “A la sombra del encino” del maestro Mario Ortiz Villacorta Lacave, a las 18:00 horas en la Sala Federico Campbell del CECUT, y como parte de la 35a. Feria del Libro de Tijuana.

P. S.- “Regala un pescado a un Hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”, proverbio chino.

*El autor es analista político y cofundador del despacho consultor Otero y Mestas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí