Inicio Columnas
610
0

¡QUÉ BIEN BAILA EL PRESIDENTE!

Por Francisco Ruiz

Tijuana, Baja California.- Unos cuantos pasos de baile del Presidente Enrique Peña Nieto fueron tema de conversación, gracias a la difusión de medios informativos y redes sociales. Si bien es cierto que el Primer Mandatario no es habilidoso en el baile pero tampoco se trata de un asunto de mayor importancia. Sin embargo, la respuesta que generan estas noticias, da muestra de lo rentable que es el morbo. Triste pero real.

Entre más morbosa sea la noticia, más revuelo causa, sin duda una excelente técnica utilizada por los medios para atraer la atención del público. Tal es el caso de la ejecución de un compatriota que ha sido procesado por las autoridades judiciales de Estados Unidos.

Conocí al guanajuatense Rubén Ramírez Cárdenas, al igual que el resto de los mexicanos residentes del Pabellón de la Muerte en la prisión Allan B. Polunsky Unit, ubicada en la ciudad de Livingston, Texas; a ninguno de ellos lo enjuicie pues no era mi deber, tampoco mi intención.

Ello permitió que en mi anecdotario guardo las historias que cada uno de ellos me compartieron, particularmente el transitar de uno de ellos por esta frontera. Sin que él conociera mi relación con Tijuana, se dedicó a compartir sus vivencias como dibujante en la avenida Revolución, hace más de 20 años.

Más allá del desconcierto que este tipo de situaciones nos pueda generar y del posicionamiento oficial del Estado Mexicano, conocer de cerca las circunstancias de estos hombres nos conmina a reflexionar sobre los daños colaterales en que se ven inmersos los familiares y amigos de los convictos.

Por otra parte, el alcance legal al que se adhiere el estado de Texas nos permite apreciar claramente la diferencia entre los sistemas políticos de nuestro país y el vecino del norte. Mientras en México se impone el centralismo en todas sus variantes, en la estructura estadounidense prevalece la autonomía local, lo cual le atribuye al gobernador la facultad de negarse a reconocer los preceptos que comprenden los acuerdos internacionales, que en casos como el de Ramírez Cárdenas, deben ajustarse a la Convención de Viena y el irrestricto acato a los Derechos Humanos.

Se trata de un muy generalizado panorama que nos da la pauta para reconocer los adelantos que México mantiene frente a la Unión Americana, en materia de relaciones exteriores, apego a la normatividad internacional y solidaridad mundial.

P. S.- Con especial agrado, me uno al merecido reconocimiento que el Patronato Agustín Lara le hiciera a don Pedro Ochoa Palacio, notable promotor cultural tijuanense y muy preciado amigo. Hago votos para que esta no sea “solamente una vez”, sino que se repita.

* El autor es maestrando en Comunicación Política y consultor político. Contacto: @FranciscoRuHe oteroymestas@gmail.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí